¿Cuáles son los impuestos para la guerra?

Hay muchos impuestos y no todos son impuestos para la guerra. Los impuestos podrían ser de origen federal, estatal o local. Podrían ser en forma de impuestos sobre la renta, derechos de aduana, impuestos de ventas, impuestos especiales de consumo, impuestos de seguro social, impuestos sobre la propiedad, y así sucesivamente. Si bien las personas podrían tener problemas con el gasto del gobierno estatal o local y tener inquietudes por la contribución de su estado a las tropas de la Guardia Nacional y otros gastos relacionados con la guerra, el comité coordinador nacional de resistencia a los impuestos para la guerra se centra en los impuestos federales que financian la guerra.

gráfico circular de War Resisters League

Como se utiliza sus impuestos federales: El presupuesto federal de los Estados Unidos para el año fiscal 2016

Hay algunos impuestos federales que se depositan en “fondos fiduciarios” que el gobierno federal mantiene al parecer en fideicomiso para gastarse sólo en los programas específicos para los que fueron recaudados. El fondo más grande de éstos es el fondo fiduciario del seguro social, cuyas contribuciones se retiran de cada cheque de pago en forma de aportes según la ley de aportes del seguro federal (Federal Insurance Contributions Act o FICA por sus siglas en inglés) que se recaudan con base trimestral de los trabajadores autónomos. El fondo fiduciario del aeropuerto, que se recauda como un impuesto especial de consumo sobre el transporte aéreo, y el fondo fiduciario de las carreteras, recaudado como un impuesto especial de consumo sobre cada galón de gasolina, son otros ejemplos de fondos fiduciarios federales.

Históricamente los gobiernos a menudo han establecido impuestos específicamente para pagar por la guerra. Durante la segunda guerra mundial, por ejemplo, se requería un “timbre fiscal de defensa” para todos los automóviles que circulaban en los Estados Unidos. Pero hoy en día ningún impuesto federal va destinado exclusivamente a la guerra. Los fondos generados por la mayoría de los impuestos se mezclan en un fondo general — quizás a propósito, con el fin de ocultar los detalles de los gastos y confundir al contribuyente.

El impuesto para la guerra más grande e importante es el impuesto individual sobre la renta. Constituye casi tres cuartas partes de los ingresos para el fondo general. Otros impuestos que contribuyen directamente a los gastos militares son los impuestos corporativos sobre la renta, algunos impuestos sobre consumos específicos (como los del tabaco, el alcohol y el servicio telefónico local), los impuestos sobre sucesiones y donaciones, y los derechos de aduana.

Los bonos de ahorro de los Estados Unidos (anteriormente conocidos como “bonos de guerra”), aunque no son un impuesto, son otro medio por el cual el gobierno obtiene dinero de las personas para los programas federales — incluyendo el sector militar. Si usted tiene este tipo de fondos en su cartera de inversiones, le está prestando dinero al gobierno federal para que pueda llevar a cabo la guerra. El dinero de los impuestos que se destina a los fondos fiduciarios como el fondo fiduciario del seguro social se invierte en este tipo de bonos gubernamentales y por lo tanto también apoya el gasto militar. Por esta razón algunos de los que se niegan a pagar los impuestos para la guerra también se niegan a pagar los impuestos que se destinan a estos fondos fiduciarios.